1968-2018. Cincuenta años de La Ruta de la Amistad.

A propósito de los 50 años de la celebración de los Juegos Olímpicos de México y de la Olimpiada Cultural que los acompañó, nos parece relevante hacer una recopilación y comentario acerca de los eventos culturales y el impacto urbano y de paisaje que tuvieron dichos eventos, reflejados principalmente en la llamada Ruta de la Amistad, hoy totalmente modificada, concentrando la gran mayoría de esculturas en los cruces de el Anillo periférico y el Viaducto Tlalpan e Insurgentes.

Cuando México revisó el cuestionario del Comité Olímpico Internacional a las ciudades postulantes, en relación al tema de la calidad y características del programa de bellas artes con los que se proponen acompañar los festejos deportivos, se decidió agregar un programa cultural con tantos eventos como los dedicados a las competencias atléticas, en los que pudieran participar libremente todos los países en la medida en que lo desearan. Con ello, de acuerdo al arquitecto Pedro Ramírez Vázquez,  quien fungía como presidente del Comité Olímpico Organizador, el evento se acercaría de manera más efectiva a la “consecución de los ideales que rigen el movimiento olímpico, y que son aspiraciones de la humanidad”. El Comité Olímpico Internacional no solo aprobó unánimemente la propuesta, sino que felicitó a México por ampliar tan significativamente el programa de los juegos.

El 19 de enero de 1968, varios meses antes del inicio de las competencias atléticas, en una ceremonia en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México se dio principio al programa Cultural de los Juegos de la XIX Olimpiada, resultando ser el mas vasto de la historia, con 232 conciertos, 143 funciones de ballet, 122 espectáculos de teatro, 73 exposiciones, 185 proyecciones cinematográficas y muchos otros eventos culturales[1], entre los que destacan La publicidad al Servicio de la Paz (donde 64 empresas sustituyeron sus anuncios por grafismos alusivos a la paz y fraternidad universales), los encuentros internacionales de poetas, de jóvenes arquitectos y la Reunión Internacional de Escultores, en la cual centraremos nuestra atención.

Articulo de El Universal, Octubre de 1968.

Articulo de El Universal, Octubre de 1968.

Ésta última tuvo lugar entre el 17 de junio y el 1 de agosto, y contó con la participación de 21 escultores procedentes de 15 países, quienes ejecutaron las obras que integraron la Ruta de la Amistad, tratándose del corredor escultórico más grande del mundo con 17 kilómetros de longitud, a lo largo del entonces semi-urbanizado Anillo Periférico Sur, entre San Jerónimo y Cuemanco, en el que se instalaron 19 estaciones con una escultura monumental en cada una. En el plan conceptual original, ideado por Matías Goeritz y con el apoyo del Arq. Pedro Ramírez Vázquez, se planteaba el sembrado de ellas a cada kilómetro y medio, sobre dos paisajes distintivos[2].  El primero se trataba de un valle de roca volcánica resultado de la erupción del volcán Xitle, miles de años atrás misma que destruyó el asentamiento hoy conocido como Cuicuilco y donde se dice fue el primer asentamiento de los mexicas antes de la fundación de Tenochtitlán; y el segundo era un vasto campo aún con sembradíos, algunos aún sobre chinampas, entre lagunas remanentes del gran lago de Xochimilco.

Dicha ruta era la conexión entre la zona de Ciudad Universitaria, (donde se llevó a cabo la ceremonia de Inauguración y diversos eventos tanto en el Estadio Olímpico, como en la alberca), la Villa Olímpica y el Pista de Canotaje “Virgilio Uribe” en Cuemanco, pasando muy cerca del Estadio Azteca. Además de que fue un tramo que vio pasar también la prueba del maratón.

Las estaciones de la ruta se encontraban de la siguiente manera:

1 Glorieta de San Jerónimo. Señales. Angela Gurría. México.

2 Periférico Sur (norte –sur) y Luis Cabrera. El Ancla. Will Gutman. Suiza

3 Periférico Sur (norte –sur) y Fuentes del Pedregal. Las Tres Gracias. Miroslav Chlupac. Checoslovaquia.

4 Periférico Sur (norte –sur), Santa Teresa. Esferas. Kiyoshi Takahashi. Japón.

5 Periférico Sur (norte –sur), Boulevard de la Luz. Sol Bípedo. Pierre Székely. Francia.

6 Periférico Sur (norte –sur), Perisur. La Torre de los Vientos. Gonzalo Fonseca. Uruguay.

7 Periférico Sur (norte –sur) frente a Villa Olímpica. Hombre de Paz. Constantino Nivola. Italia.

8 Periférico e Insurgentes. Zona Arqueológica de Cuicuilco. Sin título. Jaques Moeschal. Bélgica.

9 Villa Olímpica, pista atlética. La Rueda Mágica. Todd Williams. Estados Unidos.

10 Periférico e Insurgentes (sur-norte). Reloj Solar. Grzegorz Kowalski. Polonia.

11 Periférico e Insurgentes (sur-norte). Homenaje a México. José María Subirachs. España.

12 Periférico sur (sur–norte) frente a Colegio Olinca. Janus. Clement Meadmore. Australia.

13 Periférico sur (sur–norte). Muro Articulado. Herbert Bayer. Estados Unidos.

14 Periférico y Viaducto Tlalpan. Tertulia de Gigantes. Joop Beljon. Holanda.

15 Periférico sur y Av. México Xochimilco (sur–norte). Puerta de Paz. Itzhak Danzinger. Israel.

16 Periférico sur (sur–norte) cerca de glorieta de Vaqueritos. Sin título. Olivier Seguín. Francia.

17 Periférico sur (sur–norte). Muyuguarda. Charamusca africana. Mohamed Melehi. Marruecos.

18 Pista de canotaje de Cuemanco. Sin título. Jorge Dubón. México.

19 Periférico sur (sur–norte). frente a Cuemanco. Puertas al Viento. Helen Escobedo. México.

20 Estadio Azteca. Sol Rojo. Alexander Calder. Estados Unidos.

21 Insurgentes Sur. Hombre Corriendo. Germán Cueto. México.

22 Palacio de los Deportes. Osa Mayor. Mathías Goeritz. México.

Plano de la ubicación de las distintas esculturas de la Ruta de la Amistad.

Plano de la ubicación de las distintas esculturas de la Ruta de la Amistad.

De acuerdo a Fernández Contreras,  en el capítulo de Puesta en Valor de la su tesis para grado de Maestro en Historia del Arte, este proyecto debe verse no solo como un evento conmemorativo, sino como una respuesta crítica de Matías Goertiz a una “postura condenatoria que por esos años le acompañó contraria al principio racionalista del urbanismo moderno y que consideró fuertemente arraigado dentro del pensamiento de quienes, diseñando las actuales vías de comunicación, alejaban a la ciudad de la espiritualidad que en otras épocas le caracterizó con motivo de la construcción de grandes obras del pasado”[3].

Goertiz, pretendía innovar en el urbanismo moderno internacional mediante la incorporación de elementos artísticos, como la escultura monumental y promoviendo el disfrute de las emociones, (como puede también deducirse en su colaboración con Luis Barragán para las Torres de Satélite, o su Animal del Pedregal), por lo que en la realización de la ruta aplicó “sus ideas renovadoras orientadas hacia la planificación estética de las grandes vías de comunicación y buscó modificar el aspecto de la red vial de la ciudad, humanizándola mediante el arte”. 

Desde luego el estilo de las esculturas seleccionadas, fue también producto de las corrientes de pensamiento tanto de Goeritz como del grupo de asesores y tomadores de decisiones, entre los que se encontraban los arquitectos Vladimir Kaspé y Pedro Ramírez Vázquez, es decir “dentro de la corriente abstracta… un arte moderno y monumental, de formas simples y sencillas, contrario a toda representación mimética de la realidad que eventualmente pudiera incorporarle al certamen ideas, símbolos o procesos de significación de índole político o social que resultasen ajenos y hasta contrarios al espíritu de paz y de concordia que el país quiso decididamente darle a su Olimpiada”. Las condicionantes que se les dieron a los artistas para el desarrollo de su obra fueron las siguientes:

1.   Los proyectos debían poseer, en cuanto estilo, una naturaleza abstracta.

2.   Sus anatomías debían aspirar a la sencillez formal.

3.   Su escala debía ser monumental.

4.   Debían utilizar el concreto como material de construcción.

5.   Debían aplicar color sobre sus superficies.

6.   Cada proyecto individual sería discutido y aprobado por un equipo de especialistas integrado por los propios escultures invitados.

Mientras que las variables tomadas en consideración para establecer la secuencia de las estaciones, por parte del equipo evaluador consistió en:

-      La armonía dentro del conjunto.

-      El contenido abstracto característico del estilo o tendencia formal de cada obra –ya fueran orgánicas o geométricas- a fin de que, con su integración en un todo, se lograra el equilibrio entre ellas cuando se les observara ordenada y secuencialmente desde la autopista.

-      Las alturas de las obras, su escala y su proporción, a modo de conseguir que estuvieran repartidas y adecuadas a las condiciones de los espacios vitales de cada una.

-      El color que les sería propio, buscando combinar alternadamente las policromas con las monocromas.

-      La integración que debería lograrse al adaptar la forma de la escultura con su entorno.

-      La nacionalidad de los escultores y sus países de procedencia así como las ideología y la raza que representaban.

-      La diferente infraestructura que les habría de complementar ya fuera con la construcción de áreas de remanso o de estacionamiento que permitieran su acceso en caso de que así lo requirieran sus partidos arquitectónicos, como los proyectos de Székely y Fonseca.

-      La vegetación circundante, como lo exigió la obra de Székely.

-      Los anchos de los camellones, buscando adaptar las dimensiones de las esculturas a dichos espacios de manera que éstas contaran con áreas amplias y suficientes para que no solo cupieran sus distintos elementos sino que las obras quedaran armónicas con las dimensiones de esos espacios y elementos del entorno, tal como sucedió en los monumentos de Gutmann, Tkahashi, Dazinger o el conjunto de Beljon.

-      Las visuales producidas desde el interior de los vehículos en su recorrido de no afectar que las vistas hacia las esculturas y la percepción del conjunto del que formaron parte se hiciera de acuerdo a como lo pensaron los artistas, como sucedió con la escultura de Escobedo que buscó que en el espectador, al circular en derredor de la obra, ésta diera la impresión de estarse moviendo, abriéndose o cerrándose. Por eso es que se propuso que se le colocara al final del recurrido, para rodearla justo en el lugar en donde el Periférico terminaba y daba la vuelta para regresar hacia la Villa Olímpica.

Plana completa de El Universal. Septiembre de 1968.

Plana completa de El Universal. Septiembre de 1968.

Ahora bien, considerando toda la planificación y argumentos que se tuvieron en su ejecución, y reconociendo la evolución y crecimiento que ha tenido la zona a lo largo de caso 50 años de vida, perecería evidente que debió existir un plan de desarrollo para esa zona que considerara tan importante elemento; sin embargo esto nunca fue así,  y con el paso del tiempo, algunas de las esculturas lograron consolidarse como un elemento importante, que incluso hoy siguen siendo un hito o símbolo de determinado lugar , como el Sol Rojo de Calder en la plaza de acceso del Estadio Azteca, o Janus de Clement Meadmore, que dio identidad al Colegio Olinca, o  Señales de Ángela Gurría, conocida por los vecinos como “las lunas”,  que si bien hoy se encuentra reubicada, por mucho tiempo indicaba el camino de acceso a la Magdalena Contreras, pero muchas otras fueron desapareciendo entre vegetación edificios y incluso como el caso de Janus, completamente privatizadas y ocultas de la vista pública, sin que hubiera mucha resistencia por la población.

[1]Comité Organizador de los Juegos Olímpicos México 68. Memoria de los Juegos Olímpicos de México 1968. Edición Digital, octubre 2003

[2]Patronato Ruta de la Amistad. www.mexico68.org

[3]Fernández Contreras, Raymundo Ángel. (2005) La ruta de la amistad en la olimpiada cultural México´68.Tésis para obtener el grado de Maestro en Historia del Arte. Facultad de Filosofía y Letras UNAM.

Investigación y recopilación Víctor Ramírez.

Y el Pritzker 2017 es para...

...Ramón Vilalta, Rafael Arana y Carme Pigem. 

Los socios de RCR Arquitectes fueron los galardonados con el premio Pritzker 2017, lo que resulta, como sucedió el año anterior, un tanto innovador por parte del jurado. El año pasado, al galardonar arquitectura de carácter social, (tema del que escribimos también en nuestro blog en aquél momento), y en ésta ocasión al premiar por primera vez a un equipo de tres personas, lo que manda un mensaje importante: la valoración de la colaboración y trabajo en equipo de esta profesión, caso contrario a la imagen del genio creativo y solitario que suele venderse de los arquitectos estrellas. En el acta del jurado se destaca que “el proceso que han desarrollado es una verdadera colaboración en la que ninguna parte ni la totalidad de un proyecto puede atribuirse a un solo socio. Su enfoque es una mezcla constante de ideas y un diálogo continuo”.

Pero además, la obra en sí que se está premiando en esta ocasión resulta también una agradable sorpresa, así como los méritos que resalta el jurado calificador: “…sus obras cumplen admirable y poéticamente con las exigencias tradicionales de la arquitectura; la belleza física y espacial, la funcionalidad y la artesanía, pero lo que las distingue es el enfoque que crea edificios y lugares que son locales y universales al mismo tiempo”. (www.elcomercio.pe)

Estadio de Atletismo, Olot, Girona. España.

Estadio de Atletismo, Olot, Girona. España.

El despacho con sede en una pequeña población de España llamada Olot, en Girona, de alrededor de 34,000 habitantes, sostiene que el ser tres integrantes en el equipo mantiene el equilibrio, y que es parte fundamental de los diseños resultantes. 

Alejándose del discurso del sobrevaloramiento del contexto que propone Rem Koolhas, sostiene también al entendimiento del arraigo y respeto a lo local como punto de partida de sus propuestas y que “…las arquitecturas icónicas que representan el dinero y el poder, con edificios intercambiables, que podrían estar en Londres o cualquier capital, están llegando a su fin. Cada vez hay más ejemplos de arquitectos que diseñan obras relacionadas con su entorno”. (Pigem en www.elmundo.es)  De hecho, ellos mismo se proclaman como la antítesis del arquitecto estrella,  y ven la arquitectura como la oportunidad de brindar algo positivo a las personas, argumentando desinterés por las formas y predilección por la generación de experiencias espaciales; intentando en cada proyecto “atender no solo las necesidades de cobijo, sino poder dar también, una parte espiritual, que va más allá”.  Lo cuál me representa una etapa prometedora en cuanto al reconocimiento y apoyo al oficio de la arquitectura más allá de la búsqueda de aparecer en revistas, privilegiando el diseño y obra bien pensada y ejecutada, sobre el capricho y la imperante necesidad de ser original.

Carpa en el restaurante Les Cols.

Carpa en el restaurante Les Cols.

La filosofía de ésta oficina queda resumida en las palabras de Carme: “Para nosotros buscar la esencia de las cosas tiene que ver con el cielo, el paisaje, las piedras y , sobre todo con el tiempo… Por la mañana la luz es muy diferente a la del atardecer. Y luego están las estaciones: primavera, invierno… La arquitectura no puede ser un elemento ajeno” (Pigem en www.elmundo.es)

Enhorabuena para ellos, para el jurado y para el gremio en general que vislumbra una etapa interesante con los valores exaltados en esta premiación. Puede revisarse más de la obra construida de RCR Arquitectes en http://rcrbunkafundacio.cat/fons-rcr/obres/

Víctor Ramírez Alvarado.

 

"Arquitectura como intervención".

La noche del pasado jueves 18 de agosto,  se llevó a cabo el cóctel de apertura de la exhibición de proyectos urbano-arquitectónicos “Arquitectura como intervención” que la Nora Sotres Galería (www.norasotres.com) dedicada al arte contemporáneo, con sede en la calle de Mérida 16 de la colonia Roma Norte, ha programado para exponer durante agosto y septiembre, como un primer paso en lo que pretende convertirse en una serie o circuito de colaboraciones relativas al quehacer arquitectónico.

Todo ello, en coincidencia con la celebración del décimo aniversario del Centro Metropolitano de Arquitectura Sustentable C+,  un centro de estudios de posgrado con interés en los temas de gestión y desarrollo de ciudad y paisaje, a quién el Buró Verde ha tenido oportunidad de acompañar y ver crecer.

En concordancia a los intereses de difusión de la cultura arquitectónica que Buró Verde ha tenido siempre, hemos colaborado en la preparación de dicha exposición, tanto con la galería como con el centro de posgrados, en la que se presentan trabajos de 5 firmas que también han participado en las actividades del C+, como son: C Cúbica Arquitectos (Ciudad de México), LAND (Milán, Italia), Lucio Munian et al (Ciudad de México), y Serrano Monjaráz Arquitectos (Ciudad de México), además por supuesto, del propio Buró Verde Arquitectura.

Invitación al cóctel de apertura. Nora Sotres Galería.

Invitación al cóctel de apertura. Nora Sotres Galería.

La anfitriona y curadora de la exhibición, Nora Sotres, ha hecho énfasis en el crecimiento e importancia de las galerías de arte, en conjunto con museos,  parques , teatros y otros espacios de uso colectivo o público, como elementos diferenciadores entre una ciudad y otra, pero también como elemento determinante en la “producción socio-cultural” de la ciudad que las alberga.  Resaltó también, que este tipo de exhibiciones son un “medio para integrar diversidad de visiones y abrir espacios de reflexión sobre la apropiación del entramado y paisajes urbanos”  e “…invitan al observador a reconocer a la arquitectura como una práctica de responsabilidad social, cultural y económica”.

Y efectivamente, tras las palabras de inauguración del Arq. Carlos Ruiz, por parte de C+ como de la propia Nora, las distintas firmas, así como los invitados y visitantes, tuvimos la oportunidad de intercambiar ideas y opiniones, así como compartir visiones, encontrando coincidencias en los planes, deseos y trabajos, pero sobre todo, de pasar un buen rato. Por lo que celebramos este tipo de iniciativas, agradecemos a Nora y Carlos la confianza y amistad.

Inauguración de la exposición "Arquitectura como intervención". Viviana Reyes.

Inauguración de la exposición "Arquitectura como intervención". Viviana Reyes.

Víctor Ramírez Alvarado.

El moderno concepto de parques... de 1930.

En enero de 1930, el entonces encargado de Parques y Jardines de la Capital, Arq. Psj. N. Ramírez de Arellano, publicó en la revista Obras Públicas, un texto que tituló: El Moderno Concepto de Parques y Jardines, el cuál transcribimos íntegramente, no solo como dato histórico o rememorativo, sino por su vigencia, a ver que les parece.

El Moderno Concepto de Parques y Jardines.

Propiamente hablando, son jardines aquellos terrenos donde se cultivan plantas deleitosas por sus flores, matices o fragancia y que se adornan con árboles, fuentes, estatuas, etc.; pero en tratándose de jardinería pública, debemos entendercomo tales, además de los jardines, los terrenos dedicados al juego de los niños, los campos deportivos, y las calles plantadas con árboles, tengan o no superficies sembradas con pastos, ya que todos estos últimos espacios, por la utilidad e influencia que ejercen en la vida de la comunidad, pueden agruparse con aquellos para el objeto de análisis.

Los jardines pueden clasificarse en parques y en jardines propiamente dichos, siendo los primeros aquellos que tienen gran extensión y están provistos de árboles que constituyen macizos o bosques, con claros cubiertos de césped; y jardines, los que tienen superficie menor, sin que verdaderamente exista una cifra que diga que pasando de tantas hectáreas, ni que por debajo de ese número se denominen jardines.  Este concepto, como otros tantos, es relativo y en cierto modo algo arbitrario.

El parque es el sitio donde esencialmente el pueblo asiste para descanso y recreo, en medio de escenas campestres, y su fin principal consiste en proporcionar un lugar donde el espíritu y el cuerpo sean reconfortaos por medio del panorama rural.  Además, el parque proporciona aire fresco, sol y oportunidad para ejercicios y descansos; pero, sobre esto y más importante que todo esto, está el descanso que proporciona a la mente debido a la influencia que ejerce la contemplación del escenario de la naturaleza.

Las calzadas y avenidas de los jardines no son sitios únicamente destinados a pasar; su objeto fundamental es presentar y conducir a las vistas o escenas del jardín o parque, y por lo tanto, el valor de un jardín en la ciudad es mayor o menor según ha sido dotado de más hermosos conjuntos naturales y de perspectivas más bellas.

La formación y el cultivo de los jardines contribuyen tanto a la higiene y al agrado de la vida, que están por esto íntimamente unidos al progreso de las sociedades humanas.  La afición a ellos ha sido innata en la humanidad, y mueve el sentimiento de admiración a lo bello, a que se deleite la vista con los hermosos dones de la naturaleza que rodean a las casa y adornan a las poblaciones con las galas que ésta prodiga.

En el comienzo de este arte, los jardines se reducían a exornar los templos y los palacios. Hoy día, los paseos y parques públicos forman parte de toda la población algo importante.  El amor al campo,  a la naturaleza, al árbol y a la flor, inspira las costumbres y se traduce en una necesidad cada vez más sentida de jardines, de todos los órdenes y clases.

La historia de los jardines está ligada a la de la civilización, y esto es tan cierto, que con las primeras tradiciones semihistóricas, hállanse mezcladas las de jardines hechos célebres por los rapsodas e historiadores que las recogieron; pero puede afirmarse que fue en Grecia donde nació el jardín público, estableciéndose primeramente junto a los templos y las academias, precursoras de las modernas universidades.

Es en la presente generación y debido al abandono de los campos por los individuos y a su agrupamiento cada vez mayor en las ciudades, cuando se ha creado el problema de etsa aglomeración o densidad humana, con graves inconvenientes bajo el punto de vista higiénico y moral.  Los espacios libres en las ciudades son medidaindispensable desalud e higiene para sus habitantes.

Los jardines deben ser tratados en vista de su objeto utilitario a la comunidad, de tal manera que vengan a constituir: jardines de ornato, los colocados en torno a los monumentos y al frente de los edificios públicos; jardines de tránsito, los que se forman en plazas en que por el tráfico e importancia comercial del sector de la ciudad, sirvan para encauzar las corrientes principales de aquél, lejos de estorbarlas, estableciendo simplemente un oasis de verdura en medio de la actividad de tales sectores.  En los espacios amplios, deben establecerse jardines que llenen los requisitos de proporcionar luz, sol y sombra a los niños y viejos, con sitios especiales para el juego libre de los niños y los adultos, combinándose dichos sitios con locales para audiciones, teatros al aire libre y sitios para estudio, como jardines botánicos, zoológicos, etc.

Como principal elemento de composición del jardín, debe tenerse en cuenta al árbol, que establece las vistas en el mismo y que en sí constituye un gran valor arquitectónico, disponiendo términos y perspectivas o bien, dibujando las lejanías y el terreno, tamizando y repartiendo la luz con arte y recortando el cielo.

Desde el punto de vista higiénico, los jardines contribuyen a mantener la pureza de la atmósfera y a sanear el terreno.   Las plantaciones disminuyen la humedad del suelo y ciertas especies arbóreas ejercen una verdadera acción tonificante, como suceded con los eucaliptus y las coníferas.

El árbol es el ser más noble de la naturaleza,  pues reúne todas las clases de belleza y produce los efectos decorativos más valiosos. Posee a la vez la uniformidad majestuosa y la variante infinita que constituyen la esencia de la belleza relativa.  Las expresiones naturales de las diferentes especies son tan variadas como sus formas.  La altura de ellos, las diferencias de situación del suelo, su sombra, su verdor, los colores variados de los troncos , del follaje, de las flores y de los frutos, son otros tantos recursos naturales suministrados al artista por la vegetación. Nada hay más hermoso que una ciudad semicubierta por el follaje de los árboles.  Las casas son más atrayentes en medio de este verdor sombreado, que les da abrigo y frescura.

Los parques y espacios libres indispensables para la vida de una ciudad, deben ser de una proporción del 10% de superficie. Desgraciadamente, en nuestro medio hay la opinión de que los parques, jardines y paseos públicos constituyen un lujo que una buena administración municipal debe restringir por su costo, que se conceptúa elevado.  Sin embargo, nadie impide que se lleven a cabo los trabajos más costosos: los destinados, por ejemplo, a proporcionar agua potable a la ciudad, sin considerar, que tanto el aire libre como el sol son, así mismo, elementos indispensables para la vida.

Los gastos que tienen por objeto mejorar las condiciones de vida del conjunto de habitantes de una ciudad, son bien pronto recuperados por el aumento de valor de los terrenos, por os impuestos que se recaudan al urbanizar secciones nuevas de la ciudad y por las ventajas que se obtienen al mejorar las condiciones de higiene y de moral de sus habitantes, lo que en suma, viene a constituir una magnífica inversión de fondos.  En los trabajos públicos de ciudad, la construcción de drenajes, canales, etc., no se hace bajo punto de vista de interés financiero, sino por que lo reclaman el confort y la higiene.  Las escuelas y las bibliotecas no se levantan ni son sostenidas para llevar provecho al tesoro público, sino para el progreso y la educación y el aumento de satisfacciones artísticas.

Luis Márquez Romay. Colección del Instituto de Investigaciones Estéticas, UNAM.

Luis Márquez Romay. Colección del Instituto de Investigaciones Estéticas, UNAM.

Los parques, jardines y terrenos de juegos son necesarios, por el aumento de valor que dan a los terrenos de la ciudad, que es una de sus ineludibles consecuencias, sino porque nos traen la luz, el aire y la vista de la naturaleza, reconfortando y calmando, en medio de la agitación de la vida diaria, en las grandes ciudades; así como por permitir a todos sus habitantes vivir algunas horas cada día al aire libre, cosa indispensable a medida que el campo se aleja con el ensanche de las ciudades.

El jardín y el conocimiento de las plantas, naturalmente, como medio educativo de la niñez y bajo el punto de vista de la critica de la belleza y de la utilidad de las cosas; las obras humanas y las obras de la naturaleza, constituyen uno de los elementos más importantes de la educación. Ha quedado reservado a nuestra época comprender que el jardín es un medio de enseñanza más sano, más fecundo y más poderoso que el pizarrón y los cuadernos de otros tiempos.

Recopilación por  Víctor Ramírez Alvarado.

La digitalización de la arquitectura.

La arquitectura, como cualquier otra disciplina, se encuentra en constante cambio. Los acontecimientos en el mundo, las nuevas tecnologías y demás agentes sociales no le son ajenos en ningún momento y se encuentra enteramente circunscrita a ellos.

Gracias a la proliferación de la información en Internet, la misma arquitectura ha sufrido fenómenos considerables. Dentro de ese rubro, quizás el que más la atañe, es la gran exposición de información y la vasta proliferación de imágenes sin un contenido más allá de lo estrictamente visual.

Durante los últimos años se ha vuelto cada vez más frecuente el uso de las redes sociales para distribuir el trabajo creativo de los despachos de arquitectura o profesionistas independientes, el cual se constituye en mayor medida por diagramas, planos y visualizaciones de proyectos aún sin realizar. Basta con introducir la palabra ‘arquitectura’ en cualquier buscador como Google para que se despliegue un enorme repertorio de contenido visual sin trasfondo. Las imágenes que llegan a nosotros son predominantemente renders de proyectos que, en muchas ocasiones, ni siquiera se convierten en reales porque son ideas para un concurso, tesis de estudiantes, proyectos ficticios o ideas previas a un proyecto ejecutivo que distan mucho de la obra construida final. Aunque también con frecuencia encontramos fotografías de proyectos reales, éstas vienen desprovistas de justificación o su descripción es precaria.

Imagen 1: Impresión de pantalla al realizar una búsqueda el 17 de febrero del 2016 en Google introduciendo la palabra “Arquitectura”. Se muestran 26 resultados, de los cuales, 7 son proyectos reales, 15 son renders o imágenes producidas por computadora y 4 son fotografías que supuestamente remiten al oficio de un arquitecto.

Imagen 1: Impresión de pantalla al realizar una búsqueda el 17 de febrero del 2016 en Google introduciendo la palabra “Arquitectura”. Se muestran 26 resultados, de los cuales, 7 son proyectos reales, 15 son renders o imágenes producidas por computadora y 4 son fotografías que supuestamente remiten al oficio de un arquitecto.

Las revistas de arquitectura ejercen también una influencia importante dentro de este fenómeno preponderantemente visual. Durante los últimos diez años, las grandes editoriales  han encontrado en la arquitectura un nicho de mercado para explotar. De igual manera hemos visto emerger varios proyectos de revistas independientes, ya sea digitales o físicas, que pretenden reclamar un lugar dentro de la extensa difusión de contenido relacionado a la arquitectura.

Tenemos muy claro que la arquitectura se compone de procesos sumamente complejos que van desde el estudio del sitio o la planeación de un partido hasta el cálculo estructural y de instalaciones. No obstante este fenómeno encubre gran parte del trabajo intelectual reduciéndolo a un rescoldo meramente visual y sugiere que la arquitectura no es más que eso: una forma supuestamente estética, idealizada e inalcanzable, plasmada en una imagen superficial de contemplación muy breve y a veces hasta fugaz. 

Los procesos anteriormente mencionados preceden a una serie de efectos que se suscitan en sociedad, en este documento mencionaremos brevemente tres de ellos: la relación con los jóvenes, la percepción social de la arquitectura y el desdén al diseño. 

El primero de ellos, la relación con los jóvenes,  es un aspecto delicado. En general se manifiesta en la recluta a la carrera de arquitectura de estudiantes afanosos por ser un arquitecto famoso que construya proyectos extravagantes, lo cual, evidentemente, casi nunca ocurre porque muchos de esos proyectos se encuentran reservados para una élite inalcanzable para ellos. Recuerdo cuando comencé a estudiar arquitectura y que los maestros nos preguntaban cuál era la razón por la que habíamos decidido estudiar esa carrera, muchos de los compañeros respondían que querían diseñar estadios, rascacielos o museos, lo cual es una visión idealizada y que tarde o temprano termina por darles una decepción profunda de su profesión.

El segundo, la percepción social de la arquitectura, quizá sea el más peligroso de los tres porque la gente tiende a relacionar el concepto de arquitectura con la extravagancia de los proyectos a los cuales ha estado expuesta ampliamente y por lo tanto limita o anula su deseo por poder acceder a ella al considerarla un elemento lujoso, innecesario u oneroso.

El último de ellos, reside en el desdén al diseño. Es peligroso que la imaginación se estimule sólo en el ámbito estético ya que en muchas ocasiones se dejan de lado todos los demás elementos que poseen la misma importancia tales como la habitabilidad, la eficiencia, la ecología o la reacción social de una edificación. Parece que cada vez más el diseño se enfoca en el aspecto visual de un edificio sin cuestionarse muchas otras premisas, por ejemplo, si el material utilizado es la mejor opción, si el espacio es apto para ser habitado cómodamente por las personas, si el proyecto resuelve sus necesidades de manera eficiente, si es responsable con la ciudad, etcétera.

El fenómeno visual en la actualidad es algo irrenunciable, pero es posible menguar los efectos. Exhorto a tener una perspectiva más real de la arquitectura y asumir el compromiso de educar a la gente de nuestro entorno a cambiar su percepción con respecto a la misma. Resulta muy importante transmitir una cultura de sensibilización ajena de los paradigmas dañinos que tan fácilmente se han instalado. Ese cambio en la forma que la gente percibe la arquitectura sería algo que beneficiaría a todas las personas cuya profesión se relaciona con la construcción, es necesario que la sociedad deje de verla como un elemento de lujo, que sean valorados todos los procesos complejos que se deben llevar a cabo para concebir una obra por pequeña que sea y que, finalmente, se entienda como realmente es: un oficio que nace de la necesidad de crear un espacio con un propósito determinado (con las infinitas variaciones y coyunturas que eso implica).

Arq. Daniel Ochoa.

Datos sobre Tajamar, los mangles y Ramsar.

A propósito de los acontecimientos en Tajamar, nos pareció conveniente hacer una recopilación de información básica que permita un mejor entendimiento de la importancia de esta zona, y construir opiniones:

Los manglares son formaciones vegetales densas que reciben su nombre del árbol característico de las zonas de litorales llamados mangles, de los cuáles predominantemente existen 4 especies en México: Rhizophora mangle, Laguncularia racemosa, Avicennia germinans, y Conocarpus erectus, El primero de los cuales corresponde al mangle rojo.

Estos árboles o arbustos poseen raíces aéreas a través de las cuales “respiran”, y tienen la particularidad de ser resistentes a la salinidad del agua. Constituyen una transición entre los ecosistemas terrestres y marinos. Las cuatro especias antes mencionadas están sujetas a protección especial de acuerdo a la NOM-059 SEMARNAT-2001, independientemente de encontrase o no , dentro de un área natural protegida.  Es decir, aún estando dentro de una propiedad privada las especies debieran ser privilegiadas. Es como si se cazara una jauría lobos grises mexicanos, (en peligro de extinción), bajo el pretexto de que no estaban dentro de un área natural protegida. Habría que hacer un plan de captura y reubicación ¿cierto?

Biológicamente un manglar es capaz de albergar una gran diversidad de vida en diferentes escalas, como árboles y arbustosde menor resistenciaa la salinidad, así como trepadoras y pastos. 

Las raíces de los mangles proporcionan sustrato adecuado para muchas especies de fauna, anfibia y acuática como caracoles, ostras erizos, esponjas, cangrejos, jaibas, camarones, langostinos, bagres, mojarras, lisas, pargos, róbalos,  sábalos y desde luego cocodrilos. Mientras que la compleja estructura vertical es utilizada como sitio de descanso y anidación porvarias especies de iguanas, mapaches, coatíes, monos e incluso jaguares; en sus ramas y copas es posible encontrar garzas, cormoranes, fragatas, gavilanes, etc. 

https://nichupte.files.wordpress.com/2014/07/dscf0686.jpg

https://nichupte.files.wordpress.com/2014/07/dscf0686.jpg

 

Todo este ecosistema genera grandes beneficios:

- Barrera natural de protección contra erosión de vientos y mareas.

- Producción de nutrientes exportados por mareas a arrecifes y aguas marinas cercanas.

- Brindan sitios de protección y crianza de especies altamente productivas por la industria pesquera. Generando un beneficio económico de poblaciones enteras dedicadas a la pesca.

- Filtro biológico, reteniendo y procesando deslaves, e incluso algunos contaminantes.

- Captura de gases invernadero.

- Zonas de desarrollo de actividades de recolección y caza.

- Zonas dedesarrollo de actividades de ecoturismo, y avistamiento de vida silvestre.

Por todos esos beneficios y características, comparables quizá con el ecosistema generado también por un arrecife de coral, a partir de 1960 dio inicio uno de los acuerdos intergubernamentales sobre el medio ambiente más antiguos, siendo adoptado en 1971 en la ciudad iraní de Ramsar y entrando en vigor en 1975 siendo conocido como Convención sobre los humedales de Importancia Internacional o Convención de Ramsar.

En 2007 la CONAMP (Comisión Nacional de Áreas naturales Protegidas) emitió una ficha informativa para inscribir a la laguna de Nichupté , donde se ubica el manglar Tajamar, en la Convención de Ramsar, por “contar con selva baja caducifolia y por albergar especies de flora y fauna bajo alguna categoría de protección, entre las que se encuentran, además del mangle rojo, la palma de chit, la iguana rayada o garrobo, el cocodrilo moreletii, la rana leopardo, (especies sujetas a protección especial) y la tortuga blanca (en peligro de extinción),” se describe en la ficha que cada una de estás especies encuentra en esta zona un espacio indispensable para su alimentación y reproducción.

El predio que ha causado revuelo en estos días, se ubica a orillas de la Laguna Nichupté, fuera del polígono Ramsar, pero como se puede apreciar en la imagen que el mismo FONATUR compartió en su cuenta de Twitter es mas bien, una interrupción del polígono. El hecho de que el predio está en propiedad de FONATUR antes de la creación del polígono Ramsar, no quiere decir se trate una sección biológica o ecológicamente desconectada o independiente, y que su intervención no afecte su entorno, como se afirma en la Manifestación de Impacto Ambiental, presentada por FONATUR, que dice: “El predio no es un ecosistema excepcional, ya que corresponde a un mosaico complejo de condiciones ambientales que han resultado de afectaciones y modificaciones. Las zonas donde se desarrollará el proyecto forma parte del área de crecimiento de la ciudad de Cancún por lo tanto, la pérdida de espacios naturales es una tendencia irreversible, sin embargo en ningún sentido afectaría la dinámica del sistema lagunar ni a la vegetación hidrófila, ya que ésta cuenta con una amplia distribución en la entidad

@FonaturMX

@FonaturMX

Para la defensa del proyecto se han dado dos argumentos principales:  El desarrollo y la generación de empleos, y que FONATUR y los desarrolladores cuentan con los permisos correspondientes.

Sin embargo la Dra. Mireya Imaz Gispert.  Coordinadora del PUES Programa Universitario de Estudios sobre la Sustentabilidad, al respecto comenta: “Una hectárea de mangle rojo, genera pesquerías en mar abierto que produce en la pangas de los pescadores, en promedio 37 mil 500 dólares anuales. Con base en este dato podemos decir que en términos económicos el valor total de una ha. de manglar por sus servicios pesqueros solamente oscila entre 600 mil y un millón de dólares al año, la pregunta entonces se acumula, ¿desarrollo para quien y de que tipo?, ¿empleo de que calidad?”

Y en cuanto a los permisos, vale la pena mencionar que en 1994 previo al otorgamiento de cualquier permiso, se publicó el Ordenamiento Ecológico de la Región denominada Sistema Lagunar Nichupté,  en donde “La SEDESOL, SECTUR y FONATUR se comprometen a observar las políticas ecológicas, las vocaciones de uso del suelo y los criterios ecológicos dispuestos por el ordenamiento ecológico, previo al otorgamiento de las concesiones, permisos, licencias, autorizaciones, dictámenes y toda resolución de su competencia, así como en la realización de las actividades que de acuerdo con la legislación vigente les corresponden”.

Además, aún con los permisos autorizados la Ley General de Vida Silvestre en su Art. 60 TER, es aplicable, y a la letra dice: “Queda prohibida la remoción, relleno, transplante, poda, o cualquier obra o actividad que afecte la integralidad del flujo hidrológico del manglar; del ecosistema y su zona de influencia; de su productividad natural; de la capacidad de carga natural del ecosistema para los proyectos turísticos; de las zonas de anidación, reproducción, refugio, alimentación y alevinaje; o bien de las interacciones entre el manglar, los ríos, la duna, la zona marítima adyacente y los corales, o que provoque cambios en las características y servicios ecológicos.

Se exceptuarán de la prohibición a que se refiere el párrafo anterior las obras o actividades que tengan por objeto proteger, restaurar, investigar o conservar las áreas de manglar”.

Por otro lado, en la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, en su Art. 20 Bis 4, adicionado en 1996, se establece que Los programas de ordenamiento ecológico local serán expedidos por las autoridades municipales, y en su caso del Distrito Federal, de conformidad con las leyes locales en materia ambiental, y tendrán por objeto:

 I.- Determinar las distintas áreas ecológicas que se localicen en la zona o región de que se trate, describiendo sus atributos físicos, bióticos y socioeconómicos, así como el diagnóstico de sus condiciones ambientales, y de las tecnologías utilizadas por los habitantes del área de que se trate;

II.- Regular, fuera de los centros de población, los usos del suelo con el propósito de proteger el ambiente y preservar, restaurar y aprovechar de manera sustentable los recursos naturales respectivos, fundamentalmente en la realización de actividades productivas y la localización de asentamientos humanos, y

III.- Establecer los criterios de regulación ecológica para la protección, preservación, restauración y aprovechamiento sustentable de los recursos naturales dentro de los centros de población, a fin de que sean considerados en los planes o programas de desarrollo urbano correspondientes.

Finalmente,  lo que nos toca es estar lo más informados posible y buscar los canales para hacer valer nuestras opiniones, convicciones, pero sobre todo nuestras leyes.

Víctor Ramírez Alvarado.

Fuentes.

http://www.ramsar.or/es/humedal/mexico

http://www.biodiversidad.gob.mx/ecosistemas/manglares2013/pdf/Manglares_de_Mexico_Extension_y_Distribucion.pdf

http://www.radiopodcast.unam.mx.podcast

 


De la entrevista al Pritzker 2016

Alejandro Aravena, su reconocimiento y sus palabras.

Si bien con el reconocimiento a Shigeru Ban, y su trabajo con proyectos de respuesta a desastres, hubo ya un viso de cambio de tendencia en los lineamientos del Pritzker, con el premio a Aravena, como bien lo dice EL PAÍS en la entrevista que le realiza se “…envía un mensaje casi contrapuesto al que ha lanzado en otros tiempos: es más urgente aprender bien gramática que escribir la gran novela. El propio arquitecto explica a EL PAÍS, desde su estudio en Santiago, que su profesión debe recuperar el peso social y alejarse de la irrelevancia.

Se esta premiando la esencia inicial y de fondo de la arquitectura, alejándose de formalismos y tendencias, no de la estética y belleza, sino de las pretensiones. Se esta premiando el trabajo e impacto social  de una disciplina que de pronto pareciera perdió su sentido humano. Y eso es de llamar mucho la atención, es decir, estamos hablando del reconocimiento a un impulsor de la autoconstrucción y la vivienda progresiva. Quizá es la maestría con lo que lo hace, lo que lo ha hecho merecedor del galardón, ya que defensores de esta “arquitectura social” los ha habido desde siempre; o es quizá como también se menciona en la entrevista, el resultado de los tiempos de crisis que vive el mundo, como sea, creemos que es un gran paso, solo nos queda esperar que no se trate de una moda de la “arquitectura social” como la que vivimos de la llamada “sustentable”

70 viviendas incrementales. Monterrey, Mexico, 2008. www.elementalchile.cl

70 viviendas incrementales. Monterrey, Mexico, 2008. www.elementalchile.cl

 

Consideramos vale la pena resaltar algunos de los conceptos que toca Aravena en dicha entrevista, en la que invita a que reflexionemos tanto en nuestro papel como el de nuestra obra y la necesidad valorar el impacto de ambos, en la ciudad y sus habitantes:

Refiriéndose al gremio de los arquitectos, nos comenta:Hemos estado marcados como profesión por tratar de responder a problemas que les interesan solo a otros arquitectos. Hemos sido poco entrenados a que nuestro punto de partida quede fuera de la arquitectura. Quizá por una especie de anticipación a garantizar un resultado pulcro, escultórico, hemos llegado a pensar que si la solución no se ve de origen puede que no llegue a hallarse. El precio que hemos pagado por esa manera de trabajar es el de la irrelevancia. No nos llaman para que nos encarguemos de ningún tema duro. Cuando hay una piedra en el zapato no se llama al arquitecto. “Como no tenemos tiempo ni recursos… Cuando los tengamos les llamaremos”. No es el caso de los economistas, los abogados o los ingenieros, a los que se recurre más cuanto mayor es el problema.

Perdimos la capacidad de ser una disciplina a la cual se recurre automáticamente cuando hay un problema. Y sin embargo teníamos en el núcleo de nuestro conocimiento una herramienta poderosa para hacernos cargo de la complejidad. Eso es lo que como profesión deberemos restaurar: la posibilidad de contribuir a problemas fundamentales.

A mayor escasez mayor necesidad de justificar las operaciones que haces. La escasez de recursos obliga a la abundancia de sentido. Mientras que una abundancia de recursos puede llevar a una escasez de sentido: a hacer las cosas simplemente porque puedes. El caso de Chile, a mitad de camino entre ser suficientemente pobre para tener que justificar las respuestas que das, pero no tan pobre como para actuar sólo para sobrevivir, permite inaugurar algo que no existía antes. Estar a mitad de camino es sumamente sano.

En arquitectura innovar es muy difícil porque es difícil acercarse a algo que no ha sido probado. La agricultura funciona igual. Si siembras algo que no se ha sembrado antes debes invertir. Si te funciona te copiarán. Si no funciona, te comes solo los costos de tu fracaso. Por lo tanto todos están esperando que se mueva primero otro.

Es necesario construir los espacios donde ocurre la vida con conocimiento tanto como hay necesidad de construir la vivienda de quien no puede proveérsela a sí mismo. Los arquitectos traducimos los verbos simples: estudiar, trabajar, dormir, comer, encontrarse, disfrutar a sustantivos: oficinas, escuelas, casas, parques… Nuestra contribución a la vivienda social no viene de modificar la política financiera. Nosotros traducimos a formas. Por eso hacer otros proyectos es un entrenamiento.

Las ciudades son mecanismos muy eficientes en la mejora de calidad de vida de las personas. Suponen acceso a agua potable, a electricidad, a una educación y a trabajo. Sin embargo, las instituciones no han sabido resolver la cantidad de vivienda que tenemos que producir para acomodar a la gente que llega a las ciudades. Por eso los asentamientos informales no representan la incapacidad de la gente de acceder a una vivienda decente. Al contrario, demuestran que a pesar de no contar con ningún tipo de apoyo oficial la gente puede dotarse a sí misma de una protección contra el medio ambiente.

El mayor problema de las favelas es que el bien común no queda garantizado con la acción individual. Eso deja un papel para la arquitectura como canalizadora de las capacidades de la gente para autoconstruir. Sin contar con la iniciativa ciudadana no llegamos a construir ciudades más que para una minoría del mundo.

…Una familia sabe mejor que nadie qué es lo que necesita. De modo que si los arquitectos proveen el marco físico y organizativo adecuado para que eso sea posible garantizando un orden lejos de una resignación, estamos respondiendo a la diversidad como nunca antes habíamos sido capaces de hacerlo.

Sería muy malo que los arquitectos nos apartáramos de los problemas complejos. Pero lo que debemos aportar no es aquello para lo fuimos entrenados, con una orientación artística. Muchos de los proyectos en los que nos metemos no tenemos idea de cómo vamos a resolverlos. Pero contamos con la capacidad de traducir el conocimiento a forma.”

95 viviendas incrementarles. Antofagasta. 2008. www.elementalchile.cl

95 viviendas incrementarles. Antofagasta. 2008. www.elementalchile.cl

Victor Ramírez Alvarado.

Con información de El País (www.culturaelpais.com )

 

The Competition

La cultura de los concursos y sus estrellas.

La noche del pasado viernes 4 de septiembre se llevó a cabo, en el Teatro al aire libre Ángela Peralta del parque Lincoln de Polanco, ante casi 1700 personas, la premier nacional del documental “The Competition” de Ángel Borrego Cubero. El documental muestra los acontecimientos y vericuetos recurrentes que caracterizan el desarrollo de los concursos arquitectónicos. 

La película es el resultado del trabajo de 4 años de Ángel Borrego y su “Office for Strategic Spaces” (OSS), de encontrar y convencer a organizadores y competidores de permitir documentar y mostrar su trabajo. El concurso en cuestión es para el Museo Nacional de Andorra, en el que participan Zaha Hadid, Jean Nouvel, Norman Foster, Frank Gehry y Dominic Perrault. Dentro de las bases del concurso se estipula que los contendientes deberán ser galardonados del premio Pritzker o tener méritos equivalentes, y que deberán permitir la grabación del filme. El resultado es sin duda un valioso e interesante testimonio no solo de las distintas estrategias y tácticas, sino de las personalidades y temperamentos; pero sobre todo de la peculiar y controvertida cultura de los concursos arquitectónicos en el mundo.

La premier fue organizada y presentada en México por el despacho Buró Verde Arquitectura, en coincidencia con el lanzamiento de su nueva identidad y como muestra de la vocación por involucrarse no solo en el mundo de la arquitectura sino en el de la cultura en general. Inicialmente se pensó en una proyección particular e íntima en algún foro de la ciudad, sin embargo, tras las pláticas y negociaciones con el director y productor se hacia evidente que un estreno prácticamente latinoamericano, hacía necesario un evento de mayor magnitud. Tras mes y medio de intenso trabajo, una ardua campaña de promoción, visitas a universidades, oficinas de arquitectura y constructoras, se logró una convocatoria superior a muchos de los eventos o congresos que se realizan en la cuidad enfocados a arquitectos.

El Teatro Ángela Peralta, diseño del arquitecto Enrique Aragón Echegaray, fue el recito sede para recibir a 1628 personas, que no se dejaron intimidar por la lluvia o el frío y compartieron “boings de triangulito” y palomitas mientras departían con colegas. Las risas y exclamaciones en los momentos críticos reflejaron el grado de reconocimiento e identificación de los asistentes: el estrés, los regaños, los cambios de última hora, los desvelos, la competitividad, el trabajo en equipo… o la falta de él. Se documentó también el transcurso de las presentaciones finales a los miembros del jurado, las presentaciones a la prensa, los comentarios y críticas tras bambalinas. Incluso el final de la competencia es un crudo reflejo de esta cultura de concursos, que todos aquellos que hemos participado en ella, resultando ganadores o no, reconocemos.

Al terminar la proyección se realizó una ronda de preguntas y respuestas con el director, productor y también arquitecto, Ángel Borrego Cubero; quién respondió cuestionamientos sobre el proceso de grabación, la relación y trato con los “starchitects”, la participación o involucramiento en diferentes proporciones de los líderes de los despachos contendientes, así como la posibilidad de una secuela o complemento, para lo cuál se dejó una puerta abierta. 

Mientras tanto y en respuesta a la gran afluencia e interés demostrado durante la proyección, Buró Verde y OSS, ya contemplan la posibilidad de llevar la proyección a otras sedes. Previo a la sesión de preguntas y respuestas y como sorpresa tanto a asistentes como al propio Ángel Borrego, se mostró también una video-grabación de uno de los protagonistas de la película anunciando un próxima entrevista en relación a su participación, la cuál será publicada en el sitio web de Buró Verde (www.burovarquitectos.com) en días próximos, por lo que recomendamos estar al pendiente.

Víctor Ramírez Alvarado 
(Para publicación en el Boletín de la
Facultad de Arquitectura de la UNAM
Repentina” del mes de septiembre).

A propósito de “A Little chaos”. (En los jardines del rey).

Recientemente se estrenó en las pantallas A Little chaos dirigida por Alan Rickman, quién además interpreta al rey Luis XIV, escrita por Allison Deegan, y adaptada a la pantalla por ella misma en colaboración con Alan Rickman y Jeremy Brooks.

La historia transcurre durante los trabajos de diseño y construcción del palacio y los jardines de Versalles,  donde el maestro André Le Notre, afamado diseñador de jardines es interpretado por Mathias Schoenaerts, y narra su búsqueda por subcontratistas que se encarguen de áreas especificas del proyecto, y se adecuen a los principios de diseño que el propio Le Notre ha concebido para el plan maestro, sin embargo acaba por permitir que una joven jardinera se haga cargo de un anfiteatro bajo un esquema mas naturalista y exuberante, que de inicio él mismo define como un “poco de caos” dentro del orden de Versalles. 

En términos de diseño, no podríamos asegurar que ese tipo de divergencias se permitieron en Versalles, es verdad que ese espacio en especifico se diferencia un poco ya que es más íntimo y sombreado al ubicarse dentro de un bosquete y cuenta con fuentes y decoraciones de roca natural, sin embargo es bastante simétrico y posee también jarrones y pedestales propios del jardín del palacio.

View from the rooms. jardindesigns.org

View from the rooms. jardindesigns.org

Lo que se alude de fondo son los cuestionamientos e intereses en toda disciplina artística de siempre ir más allá de lo establecido, o de lo académicamente correcto; la exploración de la naturaleza y de las emociones y sensaciones. Se plantea que el personaje interpretado por Kate Winslet, madame de Barra, propone la admiración y disfrute de la naturaleza en un estado más silvestre, de menor trabajo de jardinería pero al mismo tiempo más exuberantes que los jardines ingleses, argumentos que perfectamente reconocemos de nuestro Luis Barragán.

Si bien el filme gira en torno al supuesto romance de Andre Le Notre con el personaje ficticio de Sabine de Barra, más que sobre el trabajo y jardines del maestro, es el pretexto perfecto para que la gente se interese y conozca un poco sobre el hombre y el artista detrás de lugares como los Jardines de Versalles o los de la Tullerías, entre otros.

Andre le Notre (Paris 1613-Paris 1700) fue hijo de Jean Le Notre, quien fuera maestro jardinero del rey Luis XIII y encargado de las Tullerias, puesto que a la postre heredaría; estudió con el pintor Francois Vouet óptica y perspectiva, y con el arquitecto Francois Mansart, aprendió los principios de la arquitectura.

En 1657, fue reclutado por Nicolas Fouquet, ministro de finanzas de Luis XIV para diseñar los jardines del nuevo castillo Vaux-le-Vicomite, tras lo cual fue invitado a desarrollar los jardines del nuevo palacio que se construiría en el lugar de la pequeña residencia de descanso del rey en Versalles.

De acuerdo al Dr. Ian Thompson de la Newcastle University, para Le Notre el sitio no era prometedor, ya que era solo un pantano, sin árboles, sin tierra e incluso sin agua. Y para lidiar con él utilizó la geometría formal y los ejes de simetría que aprendió de los diseños italianos y había aplicado en los paisajes de cultivo francés. Y si bien la topografía no se prestaba para la existencia de cascadas como en los jardines italianos, si era viable para la construcción de grandes espejos de agua y canales, a lo que se sumaron a petición de Luis XIV un gran número de fuentes, para las que era necesario cavar grandes reservorios, lo que representó innumerables complicaciones.

Jardin casa Barragán. rotativo.com.mx

Jardin casa Barragán. rotativo.com.mx

El rey se mudó a Versalles en 1677 y en 1682 trajo consigo a toda la corte real, y en esos años hubo grandes cambios en la administración del palacio y el nuevo jefe de Le Notre resultó ser un antiguo ministro de guerra, que no creía del todo en su trabajo, por lo que su influencia decayó mientras que la del arquitecto en jefe del palacio Jules Hardouin-Mansart, sobrino del antiguo maestro de Le Notre, crecía; con su idea de que los jardines eran solo el telón de fondo para sus edificios. Así que propuso únicamente llenar los jardines con mobiliario de mármol, por ejemplo, entre otras cosas la sustitución de una arboleda con fuentes por un andador de columnatas.

Si bien no fue la única “colaboración” entre los dos maestros, Manasart y Le Notre, si la más importante, y la que mayores conflictos y enfrentamientos les produjo, hasta que en 1693 este último se retiró a vivir sus años de pensionado en una casa a las orillas de los jardines de las Tullerias.

Cuando en 1675, Le Notre recibió el titulo de nobleza,  decidió que en su escudo de armas aparecieran tres caracoles, una corona de col y desde, luego una pala. Lo que nos habla del la convicción y compromiso con su oficio.

Le notre coat of arms. jardindesigns.org

Le notre coat of arms. jardindesigns.org

El Dr. Thompson, nos relata una última anécdota,  recuperada de un texto de Claude Desgots, protegido del maestro, de cuando el Rey invita al ya viejo Le Notre a conocer los jardines del nuevo palacio en Marly, a cinco millas de Versalles;  una vez allí, Luis invita a André a hacer el recorrido a bordo de su carruaje cubierto y tirado por su guardia suiza, lo cuál representaba un gran honor, sin embargo lo más satisfactorio era que su antiguo rival Mansart se vio obligado a hacer el recorrido a pie, lo que representó una última victoria de jardinero sobre el constructor.

Compartimos estos datos con el fin de que al ver la película, que por cierto recomendamos, se tenga el contexto general del personaje central.

Víctor Ramírez Alvarado.

 

Fuentes:

Thompson, Ian. A Little Chaos: who was André Le Notre? The Telegraph.

http://www.telegraph.co.uk/culture/film/11542992/A-Little-Chaos-who-was-Andre-Le-Notre.html

http://global.britannica.com/biography/Andre-Le-Notre

http://jardindesign.org/2013/09/24/jardin-a-la-francaise/

Vivienda de interés social en México

Historia y Contexto

 

             Al principio del siglo XX, como consecuencia de la Revolución Mexicana, los arquitectos en México dirigieron su atención al diseño de desarrollos de vivienda para el beneficio del proletariado. En este sentido, un nuevo complejo habitacional se desarrolla en las periferias de la ciudad, “La Ermita”, edificio construido en la ciudad de México en 1935 (Sánchez Corral, 2012).

Edificio Ermita, Ciudad de México.

Edificio Ermita, Ciudad de México.

Desafortunadamente, debido a la inestabilidad gubernamental de esos tiempos, las acciones significativas respecto a la construcción de viviendas se llevaron a cabo hasta 1940, debido a la ley de industralización nacional, cuando diferentes alianzas con Estados Unidos de America  promovieron una gran producción de casas de interés social, gracias a la producción de construcciones y materiales en masa que ayudaron a generan una alta densidad en complejos de vivienda (Ballén Zamora, 2009).

Debido a que en México existe una centralización gubernamental evidente, la mayoría de estos desarrollos fueron construidos en la ciudad de México por el arquitecto Mario Pani entre otros, fundador de (ICA) “Asociación de Ingenieros Civiles", quien introdujo el concepto de la densificación vertical. Pani comenzó a establecer los lazos entre las constructoras y el gobierno mexicano (García Peralta, 2010). De igual modo, durante estos años, éste método de construcción comenzó a esparcirse a América Latina; lo que supuso construcción de vivienda en México siguió con el Movimiento Internacional de Arquitectura.

El centro urbano “Miguel Alemán” construido en 1947, y el residencial “Nonalco Tlatelolco”, son claros ejemplos del tipo de construcción que comenzó a desarrollarse en México durante este periodo.

Conjunto Miguel Alemán y Residencial Nonalco Tlatelolco, Ciudad de México.

Conjunto Miguel Alemán y Residencial Nonalco Tlatelolco, Ciudad de México.

Entre 1950 y 1970 México alcanzó el doble de su población, por lo que para poder satisfacer las necesidades de vivienda, se promovió el pago de impuestos para los trabajadores, generando de este modo fondos para un sistema de préstamo para obtener una casa. Esto permitió que algunos constructores privados de complejos vivienda social pudieran establecerse. Así mismo, después del terremoto de 1985 en la ciudad de México, al rededor de 33,000 personas perdieron sus casas, y 2,831 edificios se dañaron gravemente o fueron destruidos en su totalidad (incluyendo 3 edificios residenciales en Tlatelolco), por lo que la construcción de vivienda, dejó de ser tan alta (Sánchez Corral, 2012). En los años siguientes, algunas leyes de gobierno permitieron que la iniciativa privada  tuviera un fácil acceso en la compra de terrenos en las periferias de la ciudad lo que  permitió a los agentes inmobiliarios una mayor construcción de casas de bajo costo en grandes extensiones de terreno (Ballén Zamora, 2009). 

Desafortunadamente, durante la crisis económica de 1994, muchas de las constructoras se fueron a banca rota, dejando al mando a pocas empresas que monopolizaron la construcción de vivienda en México, tales como GEO y ARA (García Peralta, 2010), por consiguiente, en las siguientes 2 décadas, los complejos de vivienda se caracterizaron por la repetición de un patrón de construcción de bajo costo que alberga una densidad media de población.

Casas GEO, en Tultitlán, Estado de México.

Casas GEO, en Tultitlán, Estado de México.

Este tipo de construcción no cumple con la cantidad ni calidad en la demanda de vivienda en la población (García Peralta, 2010), por lo que después de que una vivienda de éste tipo es habitada se pueden notar alteraciones y modificaciones atendiendo a las necesidades de quien la habita, lo que refiere a una necesidad de personalización en su diseño. Aún cuando los sistemas de prefabricación han sido incluidos en la vivienda de interés social, los sistemas de construcción tradicional persisten y predominan, y éstas no satisfacen las necesidades en su totalidad. 

Casas de interés social, Villas del Rey, Mexicali, México.

Casas de interés social, Villas del Rey, Mexicali, México.

Igualmente, es importante remarcar que el 19% del gasto de energía en el país, se consume por el sector residencial, lo cual genera una emisión de CO2 que supera la media global (2013). Por lo que es necesario implementar un método de construcción de vivienda sustentable en América Latina; en tanto al diseño, es necesario considerar e incorporar un sistema de producción que permita al diseñador y al usuario, co-diseñar el producto final considerando materiales asequibles y de mejor calidad que ayuden a satisfacer las necesidades de los usuarios al mismo tiempo que la demanda de de vivienda. Es evidente que el gasto de energía es importante en este sector ya que no hay parámetros que muestren a los usuarios alternativas para reducir el consumo de energía.

Gráfica del consumo de combustible según el sector. País: México.

Gráfica del consumo de combustible según el sector. País: México.

Según el protocolo de Kyoto, en 2011 México contribuyó en 1.4 a la emisión de CO2 global , situándose como el número 12 generando emisiones de CO2  en el mundo, por lo que tiene el objetivo de reducir sus emisiones en un 50% para el 2050. (EuropeAid, 2009).

 

Bibliografía:

Ballén Zamora, Sergio Alfonso. Vivienda social en altura: Tipologías urbanas y directrices de producción en Bogotá. Bogota: Universidad Nacional de Colombia, 2009. 

EuropeAid. Cambio climatico en America Latina. AGRIFOR Consult, 2009. 

García Peralta, Beatriz. Vivienda social en México (1940-1999): (2010). 

Sánchez Corral, Javier. La Vivienda “Social” en México Pasado – Presente - Futuro. México City: JSa, 2012. 

Referencia:

Pablo Jiménez Moreno (2013) A METHODOLOGY FOR ASSESSING THE DESIGN OF AFFORDABLE LOW ENERGY HOMES IN LATIN AMERICA. Tesis de maestría. Fragmento del capítulo 2 traducido. The Glasgow School of Art / Escuela de Arquitectura Mackintosh.